Fundación Xochitla
Ir a la portada Contacto Mapa del sitio Inglés Tamaño de texto Tamaño de texto Tamaño de texto Carretera Circunvalación s/n,
Tepotzotlán, México, C.P. 54600
Teléfono: 5899 6600 Fax: 5899 6625
Aviso de privacidad
Premio Xochitla
Dimensión ambiental
separador
Todos los eventos
Sustentabilidad
Dimensión ambiental Dimensión social Dimensión técnica Dimensión económica
separador

Manejo del área verde urbana

Problemática del lugar
Diagnóstico ambiental del sitio

Cerca de 75% de la población del mundo vive en ciudades, donde predomina el concreto, los edificios y la contaminación, por lo que desde hace varias décadas los espacios verdes se han convertido en uno de los criterios más importantes para determinar la calidad de vida, junto con el de la vivienda, el transporte y la educación, entre otros. Estos espacios conocidos como áreas verdes urbanas, son el único punto de contacto con la naturaleza dentro de una ciudad, por lo que mejoran el ambiente y su imagen, sirven como espacios para las actividades culturales, la convivencia social, la recreación y la educación ambiental.

Son también el hábitat de muchas especies de plantas y animales (aves, reptiles, insectos y algunos mamíferos pequeños, como ardillas, conejos y tlacuaches). Por ellas podemos conocer parte de la biodiversidad que existe en nuestra ciudad. Otros beneficios importantes son: mejoran el microclima del lugar o región, ya que los árboles influyen positivamente en la temperatura del aire, brindan humedad y sombra, aminoran hasta en más del 50% la velocidad del viento y en sus hojas capturan el polvo de las tolvaneras, con el consecuente beneficio para la salud humana. Mediante el maravilloso proceso de la fotosíntesis, las plantas ayudan a controlar la contaminación del aire absorbiendo bióxido de carbono –uno de los gases de efecto invernadero que más contribuye al calentamiento global proveniente de la quema de combustibles fósiles como el petróleo, gas y carbón utilizado en el transporte o la industria-.  Las hojas utilizan el bióxido de carbono para formar sus tejidos y en este proceso liberan como producto “de desecho” el oxígeno que respiramos. Un árbol en desarrollo puede guardar en promedio 35 kg de carbono al año.

Por otro lado, las áreas verdes son los únicos espacios en las ciudades que permiten la infiltración del agua en el subsuelo, tan necesaria para la recarga de los acuíferos, y el follaje de los árboles ayuda a mitigar el ruido de las ciudades, lo que reduce el estrés de las personas, contribuyendo a una mayor capacidad de concentración y calma.

Es así que las áreas verdes influyen positivamente en nuestra salud, estado de ánimo y emociones, generando una sensación de paz, armonía, relajamiento y bienestar, libertad e independencia; permiten convivir en familia y fortalecer los vínculos afectivos, entre otros muchos beneficios.


Problemática del lugar

Es muy probable que los terrenos que hoy conforman Xochitla Parque Ecológico hayan sido, en la época prehispánica, parte de la ribera del lago de Zumpango. Siglos después, hacia el año 1890, se convirtió en un importante rancho lechero de la zona, el cual fue próspero hasta la década de los 60’s del siglo XX, sin embargo, la producción del alimento para el ganado trajo consigo la compactación y pérdida de la fertilidad de los suelos.  En los 70’s se establece un vivero comercial conocido como “El Morro” destinado a la producción de plantas de ornato, empresa que no prosperó debido a las frecuentes heladas en la temporada de invierno.

En 1986, cerca de 400 hectáreas del municipio de Tepotzotlán, donde se ubica Xochitla Parque Ecológico, estaban consideradas como área de preservación ecológica, de acuerdo al Plan de Desarrollo Urbano Municipal. Estas servirían como una “zona verde de amortiguamiento” ante el vertiginoso crecimiento que la mancha urbana mostraba hacia este territorio, luego de que se creara, en 1973, el municipio de Cuautitlán Izcalli, destinado principalmente a albergar industrias y casas habitación de alta densidad. Sin embargo, por su ubicación estratégica junto a la autopista, la vía de comunicación terrestre más importante entre la Ciudad de México, el norte del país y toda Norteamérica, en 1993 el gobierno estatal promovió el cambio de uso del suelo en esta zona, y lo transformó de preservación ecológica a urbano-industrial. En pocos años, Xochitla Parque Ecológico quedó como un lunar verde, rodeado de bodegas.  

Regresar


Diagnóstico ambiental del sitio

Xochitla Parque Ecológico es un proyecto de recuperación ambiental, a través del cual buscamos revertir los procesos de degradación ambiental presentes, producto del mal manejo de sus recursos naturales en el pasado, así como de los problemas ambientales actuales, derivados del entorno industrial adverso que nos rodea. Esto ha implicado el desarrollo de diversos proyectos ambientales que atienden las problemáticas del agua, suelo, fauna y flora, a fin de recuperar, lo más posible, las condiciones de equilibrio dinámico de las 70 hectáreas que ocupamos, es decir, una armonía que favorezca, a través del tiempo, el balance natural entre sus recursos naturales y los elementos de la comunidad y el hábitat que se ha ido conformando; en consonancia con el aprovechamiento y uso sustentable de cada uno de sus espacios, con objeto de garantizar su permanencia ambiental, social y financiera en el largo plazo.

Clima

El clima es templado, subhúmedo con lluvias de verano que lo hacen fresco y con algunas lluvias en invierno; hay pocas variaciones de temperatura, el mes más caliente es junio y se observa sequía intraestival.

Suelo

Los terrenos de Xochitla Parque Ecológico se utilizaron, desde principios del siglo XX hasta 1960, para producir alfalfa como alimento para ganado y cultivar maíz y frijol. Esto implicó una extracción continua de nutrientes que, aunada al uso intensivo de agroquímicos y maquinaria pesada, agotaron gradualmente la fertilidad de los suelos y también provocaron su compactación.

Esto ha ocasionado que las raíces de los árboles padezcan de falta de oxígeno, tengan dificultad para absorber nutrientes y pierdan sus aptitudes exploradoras, lo que eventualmente ocasiona su inadecuado desarrollo. Por otro lado, el suelo compactado tiene menos capacidad de infiltración de agua, lo que genera encharcamientos y procesos de sedimentación que taponan aún más sus poros y evitan la movilidad de nutrimentos.

Flora

Pocos son los datos sobre la vegetación original existente en nuestros terrenos. La información disponible señala que desde la década los 60’s se hicieron varias reforestaciones, en especial a modo de cortinas que rompieran el viento y para la protección de acequias, utilizando especies exóticas, como eucalipto, álamo blanco, sauces llorones y en menor grado se hicieron plantaciones con especies como fresnos, cedros, pirules, cedro italiano y trueno. El abatimiento de los mantos acuíferos y la falta de agua para riego en las últimas décadas del siglo XX, ocasionaron una alta mortandad, sobre todo de los sauces llorones, así como la presencia de un sinnúmero de plagas y enfermedades. En lo que respecta a las zonas que en el pasado habían sido de cultivo, se han ido poblando de vegetación de tipo secundaria, encontrando hasta 153 especies de plantas.

Fauna

Nuestras áreas verdes también se han convertido en uno de los últimos refugios de esta zona para diferentes grupos de animales, entre los que destacan mariposas, reptiles, anfibios, aves y mamíferos silvestres. 

Xochitla Parque Ecológico Premio al Mérito Ecológico 2010
Noticias
27/05/2017
Entregan el Premio Xochitla, IV Edición, al Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C. (CEMDA).
Más información
27/10/2016
El Premio Xochitla, III Edición fue otorgado al Centro Mario Molina para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente, A.C.
Más información
separador